¿Qué tan inofensivo puede ser un pote de ‘Shampoo’? ¿Es el miedo a los productos industriales obcesivo ó justificado?

Durante los últimos 10 días en que estuve investigando ‘a fondo’ los químicos contenidos en el shampoo que compramos en mi casa encontré una gran cantidad de información más allá de mis simples búsquedas.

El ver la información que circula en la red, los contextos y el modo en que se comparte he llegado a una serie de conclusiones que quiero compartir sobre el tema de la ‘vida natual‘ y el alarmismo respecto a los químicos a los que estamos expuestos hoy día:

  • He encontrado irónicamente gracioso que, la seguridad de muchos de estos químicos se basa en el hecho de que durante muchos años ó décadas muchas personas los han utilizado sin efectos adversos. Me pregunto si esa es la mejor manera de dejar en claro que un producto sea inocuo ó no lo sea y la verdad es que no me gusta nada la idea de ser el conejillo de indias de las industrias para que en 30 años puedan decir ‘a no mira, este tampoco da cáncer….’ ó ‘Ops! Este si’ :-S
  • Tambien me ha parecido curioso que la mayoría de estos productos están contraindicados ó por lo menos se advierte sobre el uso de los mismos en mujeres embarazadas, lactancia o en niños menores de dos años. Asumo que en realidad hay pocos estudios sobre ellos y los mismos productores dirán: ‘mas vale prevenir que lamentar’.
  • A pesar de que la industria no es un angelito y nuestros gobiernos no siempre  nuestros defensores, realmente hay mucha gente por ahí sobredimensionando la situación, dando datos sin ninguna clase de sustentación y difundiendo información en muchos casos erróneas. Por eso no podemos, a la primera adevertencia botar todos los productos de nuestra alacena. Si algo te resulta importante dedicale un poquito de tiempo a investigar más al respecto antes de repetirlo sin más, POR FAVOR!
  • Las fuentes son importantes. Al principio de la investigación me encontré con varios websites que mostraban información sobre los químicos sin mencionar sus efectos en el cuerpo humano, ó justificandolos…. me pareció curioso y puse más atención: ví que muchos de estos sitios pertenecían a empresas comercializadoras del producto:-/ y como era de esperarse, ocultaban ó suavizaban información importante en su beneficio (pero no te vayas el extremo, recuerda el punto anterior).
  • Aunque muchos de estos químicos se consideran ‘seguros’ hay varias cosas que no se conocen ó no se toman en cuenta: qué efecto tienen en el organismo a largo plazo (en especial si tomamos en cuenta que muchos de ellos se acumulan en el organismo); que efectos tienen en combinación con otros químicos que puedan estar presentes en otros alimentos ó cosméticos que utilizamos. Además, en algunos casos no pude encontrar cuanto es ‘por debajo de los niveles cancerígenos’ (en el caso del Benzoato de Sodio por ejemplo); esto me parece particularmente importante porque conozco más de una persona que toman refrescos de soda al mismo nivel del agua…
  • Aunque muchos de estos productos tienen efectos adversos, su legalización se basa en que ‘lo que importa es la cantidad‘. O sea, puedes consumir un componente cancerígeno si es menos de tal cantidad. Sin embargo, ¿cómo controlan que esa cantidad no se multiplique por encima de los niveles aceptables al estar presente el mismo químico en otros productos de mi uso ó consumo? Eso no me queda claro… Además, muchos de ellos se acumulan en el cuerpo…
  • También creo que a muchas personas no les encanta la idea de saber que lo que está en sus alimentos es lo mismo que está en sus productos de limpieza personal, en sus ropas, en los productos de limpieza de la casa y hasta en otros productos de fabricación industrial. Claro que eso no debería ser tan alarmante si piensas que el mismo aceite de oliva que sirve como un excelente aderezo para tu ensalada es también un excelente removedor de maquillaje… (aunque claro, no creo que lo encontremos jamás en nuestras pinturas).

Ya enfoncandonos en el tema de la belleza y el cuidado personal…

…vale la pena reflexionar sobre como muchos de los productos que usamos pretenden resolver nuestros problemas.

Por ejemplo, el shampoo y el jabón que utilizamos generalmente contiene compuestos que sacaran toda la grasa natural del cabello y la piel. Si tienes la mala suerte de ser como yo, sabrás que cada gótica de grasa es vital y que la falta de humectación en el cabello lo hará mucho más quebradizo, pajoso y enredado. Y ni hablar sobre lo cuartada, seca y ópaca que lucirá tu piel.

Entonces, después de usar el shampoo y el jabón en cuestión, necesitarás usar un acondicionador, un leave-in y una crema humectante para devolver a tu cabello y piel la humectación que le acabas de quitar… solamente que con la humectación estarás también aportando componentes que pueden ser alérgenos ó hasta tóxicos y algunos de los cuáles aún no se han estudiado a profundidad.

Es entonces que me planteo varias preguntas ¿Vale la pena seguir en ese ciclo de usar un producto para resolver un problema y luego otro producto para resolver el problema causado por ese producto que use inicialmente para resolver el problema original y así sucesivamente? ¿Es válido pensar que la industria está más preocupada por engancharnos y mantenernos como consumidores fieles que en resolver genuinamente y de una vez por todas nuestros problemas? (para todo el que ha estudiado algo relacionado con marketing, como yo, la respuesta es obvia) Si hemos vivido desde hace tanto tiempo con esos químicos ¿Por qué preocuparnos ahora? ¿Cuál es nuestro rol como consumidores?

Hay MUCHO que decir sobre las respuesta a estas preguntas pero considero que es vital que cada uno las interiorice y elige por su propia cuenta que actitud quiere tomar al respecto, no solamente por ti mism@ sino también por tus hijos actuales ó futuros.

La belleza y el cuidado ‘natural’

Esta clase de información y estas reflexiones son los que me han movido a buscar alternativas más ‘naturales’ de belleza y cuidado personal y a compartirlas. Y bueno pues, en esas estamos.

Lamentablemente en el mercado hay pocas alternativas para las personas que optan por un consumo más conciente y responsable (¡oportunidad de negocio! ¿quien se apunta?). He podido constatar que gran parte de los productos que se promueven como ‘naturales’ ó ‘artesanales’ no excluyen esta clase de químicos… Peor aún: no los listan, afectando así tu poder de decisión.

Por ejemplo, hace unas semanas estuve en una feria artesanal en la que vendian unos productos naturales que ‘resolverían’ de una vez y por todas mis problemas de dolor muscular. Al leer la etiqueta de los productos vi que TODO en ella era natural, pero la textura de las cremas me decían que había algo más. Tuve la suerte de que el vendedor conocía muy bien sus productos de manera que cuando le pregunté que otros ingredientes había en las cremas, agregó una larga lista de los ingredientes que están en mi lista personal de ‘químicos a evitar’. Evidentemente me fuí con las manos vacías😦

En fin, para la próxima semana…

Me propongo a conocer y explorar alternativas para el Head and Shoulders (R. tiene un fuerte problema de caspa) y en general, alternativas a los shampoos convencionales que en muchos casos son nuestras únicas opciones en los supermercados y los Beauty Supply.

Si tengo éxito (deseenme suerte) volveré con recetas y propuestas para un cuidado más natural y balanceado de nuestras melenas.

Y claro, si conoces alguna alternativa que valga la pena explorar ó tienes alguna marca con una mejor formulación, compartelo por favor!😉

Esta es la entrada 3 de 4 de la serie ¿Qué tan inofensivo puede ser un pote de ‘Shampoo’? Si quieres profunizar un poco más sobre el tema puedes ver las demás entradas en los siguientes enlaces:

Un comentario en “¿Qué tan inofensivo puede ser un pote de ‘Shampoo’? ¿Es el miedo a los productos industriales obcesivo ó justificado?

  1. Pingback: Pagando una deuda pendiente: la caspa, la seborrea y alternativas caseras de tratamientos « Jenni al natural!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s