Continúa la travesía por la turbia historia de las vacunas ¡Hoy tenemos la Polio!

Este post es una continuación de mi post anterior sobre el curso de vacunas que empecé con Coursera, preocupada por todos los cuestionamientos que me ha generado el ‘movimiento anti-vacunas‘. Te invito a echarle una ojeada a este otro post, pero te aseguro que no es 100% necesario para comprender este otro😉

Entonces, el siguiente gran hito en la historia de las vacunas nos lleva a…

La poliomelitis ó también conocida como parálisis infantil

El polio es una infección viral que afecta al sistema nervioso, muy contagiosa y muchas veces asintomática. El problema serio con esta enfermedad ocurre en el 1% de los casos en que el virus entra al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) por la corriente sanguínea y una vez ahí destruye las neuronas motoras. Según Wikipedia:

En su forma aguda causa inflamación en las neuronas motoras de la médula espinal y del cerebro y lleva a la parálisis, atrofia muscular y muy a menudo deformidad. En el peor de los casos puede causar parálisis permanente o la muerte al paralizarse el diafragma.

[con la variante paralítica de la enfermedad] Pasados varios años, debido a la parálisis y la evolución de la estática de la columna vertebral, aparecen trastornos como la escoliosis y deformidades permanentes de los pies. Años o décadas después de la infección se produce, el síndrome post-polio tardío. Sus síntomas son fatiga extrema, dolor muscular y atrofia muscular en nuevas fibras musculares así como aquellas previamente afectadas.

Puesto que no hay cura para esta enfermedad, el tratamiento para los infectados se basa en atenuar los síntomas mientras la infección sigue su curso normal: antibióticos para prevenir infecciones, analgésicos para los dolores y terapias.

Con lo que ví, considero que dos factores han influido en que muchas personas hoy día no vacunen a sus hijos contra la Poliomelitis: su historia (que ya casi veremos) y como funciona la enfermedad.

Viendo esto último, en el 99% de los casos de una infección de Polio no se presentan síntomas y quedas inmunizado de por vida. En el 1% de los casos es que se presentan estas infecciones y en general hay factores de riesgo que pueden contribuir a que el enfermo desarrolle la versión paralítica de la enfermedad: un sistema inmune débil, malnutrición, la previa extirpación de las amígdalas (amigdalectomía) y el embarazo.

Entonces el razonamiento para no vacunar al niño o niña contra la polio se basa en que: se puede inmunizar de manera natural y como mi hijo ó hija come bien, no se enferma, no se embaraza y conserva sus amígdalas, no debo preocuparme por una complicación de la poliomelitis… “probablemente ni nos demos cuenta cuando la padezca”

Por otra parte, está la historia….

LA DÉCADA DE LOS 30’S: LOS PRIMEROS INTENTOS CONTRA EL POLIO

En la década de los 30’s John Kolmar y Maurice Brodie hicieron experimentos por separados en los cuales usaban el cerebro y la medula espinal de monos, los trataban con ricinoleato ó con formaldehido (un tóxico aparentemente usado hoy día en la industria farmaceutica, pero corríjanme si no es así por favor) para matar el virus.

Resulta que el cultivo del virus en el cerebro de estos monos protegía al virus de manera que el virus no moría con los compuestos que se agregaban para tal fin. Como las pruebas en animales eran muy costosas, saltaron este paso y con la primera vacunación de miles de niños lo que se hizo fue más bien fue provocar una tragedia al infectar a estos niños con polio… no me hubiese gustado ser uno de esos padres😦

20 años más tarde otro señor llamado Jonas Salk desarrolló una vacuna con células de riñones de monos infectadados con el virus, las purificó y las trató con formaldehido. La vacuna fue efectiva, altamente probada y se masificó su uso y ahí vino otros de los problemas que manchan la historia de la vacuna.

Cinco compañías recibieron la licencia para elaborar las vacunas. Tres de estas compañías eran pequeñas empresas que decidieron no invertir en probar sus vacunas y así sacaron al mercado un surtido de vacunas en las que el virus no había sido 100% inactivado. Así, más de cien mil niños se infectaron de polio y unos 200 desarrollaron la parálisis del polio en lo que fue, según el profesor Paul Offit, “uno de los mayores desastres biológicos de Estados Unidos”.

Según el profesor esta catástrofe sería determinante para que se establecieran fuertes regulaciones en la industria (aún no entiendo porque tantas veces esperamos que las catástrofes ocurran para entonces, establecer medidas preventivas o reglas del juego😦 ).

Pero sobre la polio, las controversias sobran…

Ya fuera de las clases, en Wikipedia, encontré otras cosas controversiales respecto a la vacuna contra la polio.

La primera es que en la actualidad hay dos tipos de vacunas: la vacuna Salk de poliovirus inactivados (inyección) y la vacuna Sabin de virus vivos atenudos (oral).

La primera (la vacuna Salk) protege a la persona vacunada de que el virus afecte su sistema nervioso central, pero aún así el virus puede alojarse en sus intestinos siendo así una fuente de contagio para personas no vacunadas.

La vacuna Sabin provee una inmunidad más prolongada incluso a nivel de intestinos y es más fácil de administrar (unas goticas bastan). Sin embargo con esta misma vacuna se han presentado casos en los que el virus se revierte y se activa, generando así la Polio iatrogénica o inducida por la vacuna, ó lo que para los simples mortales es lo mismo que poliomelitis, ya que sus manifestaciones clínicas no cambian.

La tasa de poliomielitis paralítica asociada a vacuna se calcula que se presenta en un caso por cada 750.000 individuos que reciben la vacuna, siendo más probable en adultos que en niños. Vale la pena hacer notar que esta cifra es, por mucho, muy inferior a la tasa de personas que pueden desarrollar la poliomelitis paralítica con la cepa salvaje del virus.

La segunda controversia está relacionada el uso de células de riñones de monos para cultivar los virus. En los años 60 se descubrió que las vacunas de Salk estaban infectadas con el SV-40 (Virus de Simio 40), el cual más adelante se encontró en distintos tipos de cáncer y tumores en cerebro, huesos y otros rincones. Sin embargo no está claro que el SV-40 como tal sea el que genere estos tumores (quizás simplemente le guste andar de paseo por ahí:-/ )

En otros casos hubieron rumores de que esta vacuna era parte de programas de esterilizaión clandestinos en países tercermundistas e incluso que causaba VIH. Esto propició que en algún país de África la gente dejara de vacunarse y la epidemia del polio se extendiera a verios países vecinos :-S

(Fuente: material del curso de vacunas de Coursera

En definitiva esta vacuna parece ser determinante en los argumentos contra las vacunas en general…

Tenemos por seguro una industria que no nos ha tratado nada bien y un dato alarmante respecto a la misma vacuna generando la enfermedad como tal pero antes de decidir no vacunar a un chicuelo ó una chicuela contra el polio por ejemplo, vale la pena comparar las estadísticas: 1 de cada 100 (sin vacunas) vs. 1 de cada 750,000 (con vacuna)…

Y adicionalmente me parece importante una seria reflexión sobre la proliferación de estas enfermedades en comunidades donde antes no se presentaban, sencillamente porque algunos de sus miembros han decidido no vacunar a sus hijos. Es que con una comunidad vacunada no solamente se protege al vacunado sino también a poblaciones mucho más susceptibles de enfermarse como los ancianos y mujeres embarazadas, ó peor aún los recién nacidos que aún no han recibido sus vacunas (en caso de que los papás si quieran vacunar al bebé).

Y bueno, con esto no digo tajantemente que estoy a favor de las vacunas ni que piense que los que no vacunan son unos irresponsables altamente influenciables… no… lo que digo es que si el problema te inquieta realmente, lo más sano y responsable es ver cada caso particular y decidir a conciencia por que sí ó por que no.

3 comentarios en “Continúa la travesía por la turbia historia de las vacunas ¡Hoy tenemos la Polio!

  1. Pingback: Vacunas: siguen la historia y los datos curiosos… « Jenni al natural!

  2. Saludos y estupendo artículo:

    Estoy investigando una sospechosa relación que veo referente a haber sido vacunado en la infancia de la polio, la extirpación de amigdalas que me hicieron de pequeño y los problemas digestivos que arrastro desde hace mas de 20 años (lo de la vacuna de la polio, la extirpacion de amigdalas y los problemas digestivos tambien en mi hermano igual que yo operado de amigdalas y vacunado polio en fechas próximas), no así en mi hermana no operada de amigdalas y sin problemas digestivos.

    Una de las razones que me lleva a esta sospecha es haber descubierto (internet) que la extirpacion de amigdalas es un factor de riesgo en contraer la polio al vacunarse de la misma.

    Este parrafo de esta web tambien me ayuda a sospechar:
    “La primera (la vacuna Salk) protege a la persona vacunada de que el virus afecte su sistema nervioso central, pero aún así el virus puede alojarse en sus intestinos”

    Puede que en mi ese puñertero virus ande en mi por los intestinos el muy….

    CUALQUIER INFORMACION O AYUDA SE AGRADECE!

    • ¡Hola Oscar! En realidad no sé mucho más de lo que he venido publicando acá bajo el tag de vacunas y tampoco tengo estudios médicos ni mucho menos, pero, con lo que hemos visto en las clases estas entiendo que se puede establecer una relación causal entre la vacuna y tus problemas intestinales si esos empezaron a presentarse inmediatamente o muy poco después de la vacunación (en la primera semana por ejemplo…. Aunque por tratarse de la polio y por tener el virus largos periodos de incubación, yo especularía diciendo que hasta 3 meses… Y claro que la vacuna que recibiste debió ser la vacuna oral). Si no fue así y digamos que en tu caso se genero muchos meses después entonces podría ser otra cosa ¿Quizás la extirpación te haya hecho mas propenso a muchos otros tipos de infecciones y virus? Tengo entendido por lo que he leído en varios artículos, que existe una relación entre las amígdalas y el sistema inmune. Siendo así quizás el problema no es la vacuna + la extirpación sino únicamente la extirpación. O quizás tienes alguno de esos síndromes que atacan el sistema digestivo como el síndrome de Chron (¿Ya has agotado esas opciones?).

      Dicho esto, si todo te indica que el problema es la vacuna + la extirpación, sé que en Estados Unidos cuentan con un centro para reportar efectos adversos de las vacunas. Seria útil ver si en tu país también cuentan con algo similar y así reportarlo. Y ya mi ultima recomendación (aunque asumo que ya lo has hecho) es que desarrolles hábitos que te ayuden a estar mas cómodo con tu condición: lleva un diario de lo que comes y lo que sientes y así sabrás que clase de alimentos evitar, evita picantes y mucho alcohol, etc. Mucha suerte con eso y si encuentras algo relacionado con las vacunas, me encantaría saberlo.

      P.D.: Disculpa que me demorase tanto en responder. El producto de un hacker inoficioso y unas minivacaciones de por medio limitaron mucho mi tiempo en el computador :-S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s