Metabolismo ó biotransformación de los fármacos

La clase de hoy de Coursera ha sido larga, tendida y detallada, cargada de detalles ‘técnicos’ que yo misma no sabría explicar adecuadamente, de manera que (para suerte de ustedes😛 ), no profundizaré mucho en el tema.

Fuente de la imagen: Fawnandforest.

En esta ocasión nos centramos en la metabolización de los fármacos una vez entran al organismo, lo que es lo mismo que la biotransformación, tratándose de un proceso en el cuál las drogas sufren cambios posterior a su administración. La función de este proceso consiste en ‘terminar’ la acción de una droga, convertir un producto en una droga activa ó convertir una droga activa en un metabolito, el cual será mucho más fácil de eliminar.

En este proceso (evidentemente muy de la mano con la distribución), el fármaco puede enlazarse con una proteína del plasma, acumularse en el tejido adiposo ó enlazarse a un receptor (lo cuál se supone es el fin real). Un dato importante aquí es que las drogas, dentro de nuestro organismo, estan todo el tiempo en movimiento y sus trayectorias pueden ser muy variadas, desde la ruta de administración hasta el tracto digestivo, el hígado, los riñones ó el plasma.

Tres tipos de enzimas se encargan del metabolismo de los medicamentos: enzimas microsomales hepáticas (se encuentran en el hígado); enzimas microsomales extrahepáticas (estas se encuentran en múltiples órganos: cerebro, músculos, riñones, corazón, pulmones y otras áreas); y enzimas hepáticas no-microsomales (estas exigen que la droga esté acompañada de compuestos endógenos para hacerla más polar ó ‘excretable’. Estos compuestos pueden ser acetil, glucoronil, metil, sulfa ó glutation).

Fuera de esto, el metabolismo ocurre de dos maneras que pueden darse independientemente, juntas ó alternadas:

  • La fase 1, que involucra los CYPs ó el sistema de Citocromos P-450, que se encuentran sobre todo en el hígado y es uno de los principales catalizadores de una droga y también uno de los principales compuestos endógenos de oxidación (uno de los procesos de metabolización).
  • La fase 2 involucra procesos de conjugación con distintas enzimas.

Ya para terminar con el tema, volvemos a la fase I y nos centramos en el sistema de citrocromos (CYP). Estos son proteínas esenciales para el transporte de energía química en los seres vivos así como para mantener la homeostasis. Además, ayuda a metabolizar una gran variedad de compuestos endógenos y es crítico en la metabolización de los fármacos. Se ha visto en particular que tres de estas enzimas tienen un gran protagonismo a la hora de metabolizar muchos fármacos: CYP2D6CYP2C19 y CYP3A4.

En este punto surgen los datos curiosos: se ha visto que distintos elementos pueden alterar el trabajo de estas enzimas, afectando así los niveles de eficacia y toxicidad de ciertos fármacos, que en casos extremos podrían provocar incluso la muerte. Estos elementos podrían ser:

  • Otros medicamentos.
  • Algún alimento (el jugo de toronja ó pomelo interfiere por ejemplo, con la CYP3A4 que es esencial en la metabolización de un fármaco llamado Felodipina).
  • Suplemento (como un té herbal llamado St John’s Wort -también conocido como hipérico, hipericón, corazoncillo o hierba de San Juan- y utilizado para estabilizar los estados de ánimo -o sea, tratar la depresión-. La hiperforina contenida en este té incrementa la actividad de la enzima, provocando que ciertos medicamentos, como algunos usados en el tratamiento del VIH, se metabolicen más rápido de lo que deberían).
  • El polimorfismo genético (variaciones genéticas) también puede afectar la actividad de estas enzimas.

————————————————————————————————–

Cada vez que veo una de las conferencias me sorprendo de lo complejo del cuerpo humano y su interacción con las cosas. Lo único penoso es que para tener estos conocimientos (que a mi me resultan hasta medio apasionantes) siempre es necesario un conejillo de Indias. En este caso vimos el ejemplo de dos pacientes que recibieron un trasplante de corazón y fueron tratados con inmunosupresores (para evitar el rechazo del órgano) y al mismo tiempo se les daba jugo de toronja. Al afectar, el jugo de toronja, el funcionamiento de la enzima que debía metabolizar el medicamento, ambos pacientes sufrieron un rechazo del trasplante… (no quedó claro si los pacientes pudieron sobrevivir ó no).

Fuente de la imagen: Pinterest.

Ahí vienen los dilemas: el experimento con estas dos personas permite que muchas otras personas NO consuman jugo de toronja mientras necesiten medicamentos como estos y ese conocimiento me parece muy valioso. Sin embargo, yo no hubiese querido ser ninguna de esas personas

Por más que me moleste la idea, pienso que cada vez que me pongo en las manos de un especialista de la salud, no soy más que un experimento científico:-/ La experiencia me ha hecho sentir así antes y este pequeño estudio me hace reafirmar mis creencias… claro que, al fin y al cabo a fuerza de tanto experimentar, no podemos negar que muchos doctores ya tienen la experiencia necesaria para ver qué es lo ‘más probable’ que esté sucediéndole a su paciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s