Lo que dice Harvard sobre las grasas

El siguiente post es una continuación de este otro post, y se basa en “La historia completa de las grasas” de Harvard, que a mi parecer es hasta el momento una fuente muy neutral y completa sobre el tema (si bien no responde todas las preguntas y algunos estudios posteriores sirven para agregar a la discusión).¡Espero que lo disfruten y aprendan algo nuevo!

"Mi dieta baja en grasa realmente funcionó: ha mantenido toda la grasa baja" (Fuente de la Imagen)

“Mi dieta baja en grasa realmente funcionó: ha mantenido toda la grasa baja” (Fuente de la Imagen)

Empezamos desmintiendo el mito de lo “bajo en grasa” que había mencionado en el post anterior. Resulta que con la confusión que hubo es su momento que movió a todo el cuerpo médico de todo un país a proclamar los beneficios de una dieta “baja en grasa”, la industria pasó a sustituir las grasas en los alimentos con sal agregada, azúcar y carbohidratos refinados, una terrible combinación que más adelante daría sus escalofriantes frutos: los casos de obesidad en EE.UU. se triplicaron y los casos de diabetes se han multiplicado por 11 (Y nosotros, países en vías de desarrollo, parecemos apresurarnos a seguir sus pasos con los estantes en el supermercado llenos de leche baja en grasa pero con azúcar, margarina con azúcar, Ice Tea con azúcar, etc., etc., etc.).

Lo que hoy se sabe es que lo que importa es la calidad de las grasas (y el total de calorías). Para Harvard, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas mantienen su estatus de “grasas buenas” y las grasas trans y saturadas siguen siendo las “malvadas” (y esto es lo que se discute en la blogosfera y sobre lo que quiero profundizar, que las grasas saturadas no deberían estar en el paquete de las malas, y mucho menos con esa descarada de grasa trans). Sin embargo, ellos mismos señalan que “para la mayoría de las personas, la mezcla de grasas en la dieta influencia el colesterol en la sangre más que el colesterol específico que contienen ciertas comidas.”

En fin, hoy se sabe que nunca hubo un fundamento fuerte para promover la cultura del “bajo en grasa” que reina en la actualidad (En 2006 el Journal of the American Medical Association publicó los resultados hechos con 46,000 mujeres en el que se veía que comer “bajo en grasa” no hizo a las mujeres del estudio menos propensas a enfermedades cardiovasculares ni más delgadas) y cada vez más estudios muestran que la grasa es de hecho MUY necesaria. Sigue leyendo

Receta: Manzanas Fritas para el desayuno o un antojo dulce…

¡Hola lectores anónimos! Estoy probando una nueva aplicación de recetas (la cual me hace muuuucha falta) y acabo de probarla con una de mis recetas favoritas del momento, que quise aprovechar para compartir con ustedes (aunque lamentablemente WordPress no me deja “embeberla” directamente acá 😦 ).

Me encanta porque es rica y balanceada. Dulce sin endulzante y súper fácil de hacer. Esto la hace ideal para desayunos (aptos para la dieta GAPS) y para postres sin azúcar 😉

En fin, después del post del azúcar me sentía en deuda con ustedes de ofrecerles alternativas de postres y cosas ricas sin azúcar, así que ya no le doy más vuelta y acá les comparto la receta:

Ingredientes*:

1 Manzana
½ cucharada de Mantequilla
Canela en polvo al gusto

* Estos ingredientes son para 1 porción. Si quieres más sencillamente multiplicalo por el número de porciones/personas que desees, pero cuidado con no exagerar con la mantequilla (1 cucharada me alcanza hasta para 3 o 4 manzanas, o sea que realmente puedes usar menos mantequilla de la que digo acá). 

Preparación:

  • Pela las manzanas y cortalas en “gajos” del mismo tamaño.
  • Espolvorealas con canela al gusto.
  • Calienta la mantequilla y frita las manzanas a fuego medio durante 15 minutos aproximadamente o hasta que se sientan suave.
  • Mueve con frecuencia la preparación para que no se vayan a quemar de un lado.

Y cómo dice R.: ¡SÍRVELO!

Como comerlo:

Si la preparo para el desayuno me gusta acompañarla con algo proteíco como huevos hervidos o queso fresco, y quizás algunas nueces. Y cuando la como en la tarde como postre, para mi una taza de café claro sin azúcar es más que suficiente.

Puedes comerlas calientes o frías (supuestamente aguantan hasta 3 días en la nevera, así que pueden preparar varias porciones y ahí tienen desayuno o merienda para varios días 😉 ), aunque personalmente las prefiero recién hechas.

¡Ahhh! Y pueden encontrarla también acá en la aplicación que les comentaba. A ver como nos va con esta 😉

¿Qué otras recetas ricas y balanceadas recomiendan?

¿Segurx que es mejor “Bajo en grasa”?

Leche baja en grasaDesde hace varios meses se ha creado un escándalo en la blogosfera de los “foodies” hablando sobre como las grasas saturadas han sido injustamente acusadas de causar enfermedades cardíacas y lo sana y nutritivas que pueden ser. Posts como este, este y este de Kitchen Stewardship  me convencieron de lo mala que era la margarina (la cual igual no usaba) y lo buena que era la mantequilla (la cual siempre me pareció deliciosa, aunque dejé de comerla hace muuuuuucho tiempo).

Para acortarles una historia larga, les cuento que hace un par de décadas en Estados Unidos, las autoridades de salud pública se dispusieron a bajar los índices de enfermedades cardíacas en su población. Los estudios de lugar se hicieron y se concluyó que las grasas saturadas eran muy malas y debían eliminarse por completo. Varias décadas y muchos productos bajos en grasas después, los índices de enfermedades cardíacas se habían multiplicado por 3 y los índices de diabetes… 11 veces más altos –fuente-. (¡Pero si hicimos todo lo que nos dijeron! Leche sin grasa, al 2%, margarina, quesos bajos en grasa, yogurt bajo en grasa, carnes bajas en grasa…). Sigue leyendo