Tips para comer más vegetales y no perder toda la noche en el intento

¡Hello! 🙂 Si, sé que ando perdida… no sé qué decir como excusa 😦 Espero dentro de unas semanas sorprenderles con alguna novedad fruto de las cosas que tanto me ocupan últimamente, pero mientras tanto, centrémonos en el tema de hoy.

Juro que he encontrado datos contradictorios para TODO lo que he investigado y publicado en este blog y SOLO UNA COSA se mantiene estable para cualquiera que sea el estudio (que yo haya visto): los vegetales son buenos. Ya sea que quieras evitar (¿O retrasar? :p ) cáncer, desintoxicar, comer mejor, mejorar tu sistema inmunológico, mantener un peso adecuado, etc., etc., etc., las frutas y verduras son ESENCIALES en tu dieta diaria. Listo, estamos de acuerdo en este punto, ¿Cierto?

Ahora bien, ¿Cuántos vegetales comer? Pues como todo en la vida, depende. De si eres hombre o mujer, de tu edad, de tu desempeño físico y de la fuente que consultes 😛 Pero lo mínimo deberá sumar entre 2 y 3 tazas diarias de vegetales si eres una persona adulta (y alrededor de 1 a 1 ½ taza si eres un niño o niña… aunque no creo que lo seas –Fuente-). Además de esto, deben ser variados. O sea, comer 2 tazas diarias de zanahoria no es suficiente. Mejor si lo divides en por ejemplo, 1 taza de zanahoria, ½ taza de broccoli y ½ taza de cebolla y pimentones. El punto es que para una nutrición balanceada, necesitas por lo menos 2 tazas diarias de vegetales variados cada día.

Puros vegetales: remolacha, aguacate, lechuga...

Puros vegetales: remolacha, aguacate, lechuga…

¿Cuál es el problema con esto? Que no sabes que verduras comer: cuando oyes vegetales a tu mente viene zanahoria y broccoli… y a ti no te gusta el broccoli :-/ Y probablemente tampoco sabes cómo cocinarlos ¿Cierto?

El otro problema es que cuando buscas recetas en internet encuentras delicias con verduras exóticas que nunca habías imaginado que se podían comer, pero cuando vas al supermercado te das cuenta que con lo que compras un paquetico de espárragos (que te alcanza para 2 o 3 comidas) probablemente podrías comprar zanahorias durante todo el mes. Y finalmente, el 95% de las veces acabas metidx en la cocina por 2 horas haciendo el dichosos plato… lo cual es interesante si no haces nada más en el día, pero cuando tienes que dividir 24 horas entre dormir decente, trabajar tiempo completo, ver tu serie favorita o una película, hacer el curso de (¿Idiomas? ¿Redacción? ¿Algoritmos? ¿Economía?) que estás tratando de hacer desde hace 1 año y tener una vida social medianamente aceptable, te das cuenta que 2 horas por almuerzo en la cocina no es sostenible en el tiempo.

Entonces ¿Cómo comer más verduras en tus comidas, que sepan rico y que no tomen tanto tiempo? Acá van mis tips en base a mi experiencia: Sigue leyendo

Anuncios

Receta: Cacerola de Berenjenas (y curiosidades sobre las berenjenas y los tomates)

Esta fue la receta que en un post anterior llamé cazuela de berenjenas, que luego quise llamar pastelón de berenjenas y que al final acabé llamando así: “cacerola de berenjenas”. La verdad no sé si ya existe tal cual (seguro que sí) pero por lo que a mí respecta, esta me la inventé yo 😀 nada más que no tenía nombre que ponerle.

Se trata de una receta muy económica (siendo el queso lo más costoso), muy sencilla, sana y muy deliciosa. Es rica en compuestos no nutritivos pero que realizan funciones muy importantes en el organismo; pero además es rica enminerales y vitaminas.

El verdadero aporte calórico, proteíco y graso de la receta estará en el queso. Fuera de esto, se trata de un plato MUY BAJO EN CARBOHIDRATOS, lo cuál es ideal si quieres bajar de peso. Pero si estás felíz con tu peso tal cuál, puedes acompañarlo con algún otro alimento rico en cabohidratos y una ensalada de lechuga.

Te doy las porciones que parecen funcionarme bien y te cuento más ó menos como es el proceso. La idea es que tú le hagas los ajustes necesarios para adaptarla a tu gusto (claro, que eso NO implica sacar la berenjena, la cebolla y el ajo cambiándolos por atún 😛 ).

Tus ingredientes (Para 2 ó 3 personas):

Sigue leyendo