Cómo crear tu propio banco de semillas ecológicas | ECOagricultor

Encontré esto casi que por error, como una señal de que ya debo empezar a pensar seriamente en hacer algo con mi interés por las granjas caseras 😉 Mi primera duda siempre ha sido “¿Cómo consigo semillas orgánicas?” (¡No imaginaba que fuera tan fácil y EVIDENTE! ¡Vaya desconocimiento el mío!) y la segunda, que queda pendiente: “¿Cómo consigo tierra de calidad para mis cultivos, que no esté contaminada ya con pesticidas y cosas así?”. Luego vienen muuuuchas otras preguntas, pero por el momento, podemos empezar respondiendo a la primera y dando el paso número 1 en esto de las granjitas 😉

Fuente de la Imagen Tom Brandt

Fuente de la Imagen Tom Brandt

via Cómo crear tu propio banco de semillas ecológicas | ECOagricultor.

Pueden ver más detalles y enlaces interesantes en el artículo original enlazado más arriba, acá les coloco lo más esencial para “crear el banco de semillas”:

Aspectos a tener en cuenta para la selección de las semillas:

Tipo de comida: si vas a extraer las semillas de una comida ecológica, local, convencional, etc.

Criterios de selección adicionales: a qué sabe el alimento de que tomamos la semilla; como es su aspecto; como es su tamaño (según la fuente más grande indica más nutrientes); etc. La idea es guardar las semillas de los mejores ejemplares para aumentar las probabilidades de tener luego los mejores cultivos. Adicionalmente, sería conveniente tener info sobre cómo ha crecido la planta, si rápido y fuerte, si ha resistido a plagas, etc. Esto no lo podemos saber de las frutas que compramos aunque sean orgánicas, pero lo podemos tener en cuenta para el futuro. Además, sirven también datos como resistencia a los elementos climáticos, a parásitos, el ciclo y velocidad de crecimiento, etc. En el caso de tener acceso a las flores de ciertas verduras como cebollas, lechugas, etc., coger las semillas de las flores que florecen más tarde.

Otra opción que tenemos es la de comprar semillas de alimentos que no encontramos en nuestra zona o intercambiar las semillas que tenemos por otras.

Procedimiento a seguir para extraer las semillas

Una manera de extraer las semillas, es abriendo la fruta y extrayendo manualmente o con un cubierto, luego lavando esas semillas y dejándolas secar sobre papel de cocina, por ejemplo, ya que éste absorbe toda la huedad que puedan tener las semillas.

Es muy importante que las semillas no estén húmedas, ya que de lo contrario podrían pudrirse o incluso germinar.

A poder ser, dejar las semillas sobre papel, en un lugar donde corra el aire y que no les de el sol. Para saber si las semillas están secas, para proceder a guardarlas, podemos coger una y tratar de romperla al doblarla. Si se rompe, es que está lista para ser guardada. También, si se muerden, “petan”, signo de que están secas.

Cómo guardar las semillas

Una vez tenemos las semillas secas, éstas deben guardarse en un lugar seco, fresco o frío, y sin luz solar. A poder ser, en un lugar a temperatura estable. Así que tenemos diferentes opciones en función de las posibilidades de espacio y del lugar donde vayamos a guardarlas.Por ejemplo, en bolsas de papel o de tela o sobres cerrado. El papel y la tela son porosos y no retiene la humedad. Una opción es guardar el sobre cerrado dentro de una bolsita de plástico cerrada únicamente por una grapa, así que entra y sale el aire, y me aseguro de que no se pierde ninguna semilla si se sale del sobre. Otra opción es en tarros de cristal al vacío (herméticos), pero para eso hay que disponer de más espacio para guardarlos y utilizar algún método seguro para que se cierren bien.

Para que las semillas se mantengan secas se pueden utilizar tiza de pizzarra y cenizas.

Etiquetado y referencias

A cada tarro o bolsa de papel es importante anotar las referencias. Algunos datos importantes pueden ser:

  • Alimento: Sandia;
  • Clase: ecológico o no;
  • Fecha de envasado
  • Cantidad de semillas aprox;
  • Observaciones: podemos anotar lo que queramos, por ejemplo, si el fruto era bueno, muy bueno, su procedencia, etc.

Duración media de la capacidad germinativa normal de las semillas guardadas en buenas condiciones:

Cuando queramos utilizar la semilla después de un periodo largo de conservación podemos hacer una prueba de germinación para asegurarnos de su viabilidad. Se trata de poner algunas semillas en varias capas de papel húmedo, a una temperatura de 20-25º (en el interior de casa) y observar la germinación después de una o dos semanas. La viabilidad de la semilla es la capacidad que tiene de germinar y dar lugar a una nueva planta. Las semillas pueden mantenerse viables un número muy variable de años, des de uno hasta 10 o más años. Un lote de semillas no pierde su viabilidad de forma repentina. La proporción de semillas capaces de germinar disminuye progresivamente a lo largo de los años. Esta disminución de la viabilidad depende mucho de las condiciones de almacenaje y, por lo tanto, es dificil decir el número de años que se puede conservar la semilla de una especie determinada.

A pesar de esto, esta es una orientación del tiempo medio de conservación de diferentes especies:

1 Año: Cebolla
2 años: Maíz
3 años: Guisante, Lechuga, Judia, Pimiento, Zanahoria, Tomate, Escarola
4 años: Acelga, Coles, Espinaca, Haba, Nabo, Rábano, Brocoli, Col de Bruselas, Coliflor, Remolacha, Navo, Abas
5 años: Apio, Berengena, Calabaza, Melón, Pepino, Cardo, Calabacín, Sandía

{Receta rápida para cocinar muslitos y alitas de pollo deliciosos}

Siguiendo con la serie de recetas rápidas que desencadenó este post, hoy les comparto una de mis recetas rápidas favoritas para el pollo.

Pollo Guisado

En un sentido no es rápida porque el tiempo que dura el pollo en la estufa es medio largo (aproximadamente 1 hora), pero no lo sufro porque solo es preparar los ingredientes, dejarlos en la olla y volver cuando esté listo 😉 Sigue leyendo

{Receta rápida para cocinar fileticos de tilapia deliciosos}

Me ENCANTA probar recetas nuevas y deliciosas pero últimamente no tengo tanto tiempo como me gustaría, que me permita meterme por horas en la cocina cada día y creo que muchxs de ustedes sencillamente no tienen la vocación de hacerlo continuamente o pasan tan ocupadxs como yo 😛

Bien podrías comprar cualquier cosa en la calle pero si de algo estoy segura es que lo mejor para comer es lo que hagas en casa, con ingredientes de calidad o cuando menos, con ingredientes de verdad (claro, esto no quiere decir que comamos 100% en casa).

Después del post anterior me quedó pendiente compartir algunas recetas con ustedes para preparar alimentos rápidamente así que acá les va 😉

Aprendí a cocinar siendo vegetariana y hace apenas unos meses que empecé a comer nuevamente carnes y pescados, así que cocinar estas cosas sencillamente no se me ha dado muy bien, pero después de muchas pruebas, al fin tengo mi receta ganadora para cocinar estos fileticos rico y rápido (aunque el resultado final no necesariamente se vea como un filete).

Filetes de Tilapia

Les comparto los ingredientes tal cual lo utilizo, pero siéntanse libre de inventar y hacer cambios (y si encuentran algo súper rico, compartanlo!): Sigue leyendo

Tips para comer más vegetales y no perder toda la noche en el intento

¡Hello! 🙂 Si, sé que ando perdida… no sé qué decir como excusa 😦 Espero dentro de unas semanas sorprenderles con alguna novedad fruto de las cosas que tanto me ocupan últimamente, pero mientras tanto, centrémonos en el tema de hoy.

Juro que he encontrado datos contradictorios para TODO lo que he investigado y publicado en este blog y SOLO UNA COSA se mantiene estable para cualquiera que sea el estudio (que yo haya visto): los vegetales son buenos. Ya sea que quieras evitar (¿O retrasar? :p ) cáncer, desintoxicar, comer mejor, mejorar tu sistema inmunológico, mantener un peso adecuado, etc., etc., etc., las frutas y verduras son ESENCIALES en tu dieta diaria. Listo, estamos de acuerdo en este punto, ¿Cierto?

Ahora bien, ¿Cuántos vegetales comer? Pues como todo en la vida, depende. De si eres hombre o mujer, de tu edad, de tu desempeño físico y de la fuente que consultes 😛 Pero lo mínimo deberá sumar entre 2 y 3 tazas diarias de vegetales si eres una persona adulta (y alrededor de 1 a 1 ½ taza si eres un niño o niña… aunque no creo que lo seas –Fuente-). Además de esto, deben ser variados. O sea, comer 2 tazas diarias de zanahoria no es suficiente. Mejor si lo divides en por ejemplo, 1 taza de zanahoria, ½ taza de broccoli y ½ taza de cebolla y pimentones. El punto es que para una nutrición balanceada, necesitas por lo menos 2 tazas diarias de vegetales variados cada día.

Puros vegetales: remolacha, aguacate, lechuga...

Puros vegetales: remolacha, aguacate, lechuga…

¿Cuál es el problema con esto? Que no sabes que verduras comer: cuando oyes vegetales a tu mente viene zanahoria y broccoli… y a ti no te gusta el broccoli :-/ Y probablemente tampoco sabes cómo cocinarlos ¿Cierto?

El otro problema es que cuando buscas recetas en internet encuentras delicias con verduras exóticas que nunca habías imaginado que se podían comer, pero cuando vas al supermercado te das cuenta que con lo que compras un paquetico de espárragos (que te alcanza para 2 o 3 comidas) probablemente podrías comprar zanahorias durante todo el mes. Y finalmente, el 95% de las veces acabas metidx en la cocina por 2 horas haciendo el dichosos plato… lo cual es interesante si no haces nada más en el día, pero cuando tienes que dividir 24 horas entre dormir decente, trabajar tiempo completo, ver tu serie favorita o una película, hacer el curso de (¿Idiomas? ¿Redacción? ¿Algoritmos? ¿Economía?) que estás tratando de hacer desde hace 1 año y tener una vida social medianamente aceptable, te das cuenta que 2 horas por almuerzo en la cocina no es sostenible en el tiempo.

Entonces ¿Cómo comer más verduras en tus comidas, que sepan rico y que no tomen tanto tiempo? Acá van mis tips en base a mi experiencia: Sigue leyendo

La Serie Plástica: Por qué disminuir el uso de plásticos ya no es tan solo una cuestión de medio ambiente

Como tantos otros temas, es algo que tenía pendiente hacía rato (¿Alcanzaron a ver el video del bebé tóxico?). En definitiva hay MUCHA información que compartir sobre esto pero para no cansarles el cuento, en esta “breve” serie compartiré los destacados sobre:

  • Algunos químicos tóxicos en productos plásticos (solo algunos) y sus efectos en la salud.
  • Productos insospechados con plásticos y aditivos indeseados (solo para que se hagan una idea)
  • Tips sobre como minimizar la exposición a los plásticos

El tema de los plásticos sigue siendo una cuestión de medio ambiente, pero no exclusivamente. Es también una cuestión de salud, desintoxicación, balance y (si se quiere ser trascendental), supervivencia.

Sin más preámbulos ¡Arranquemos! Sigue leyendo

Receta: Chocodátil o Bombones de Chía y Almendra

Mientras trabajaba en la siguiente serie, una amiga me ha pedido nuevas recetas para postres sin azúcar. Parece que las manzanas fritas y el “helado” de banana chai ya no son suficientes 😛

Hace semanas encontré una lista de ingredientes para probar esta nueva receta, pero lamentablemente no indicaba proporciones.

Por suerte, a la primera conseguí una mezcla que me pareció muy buena de manera que aquí les comparto la receta. Ideal para antojos chocolatosos después del almuerzo o a media tarde.

Chocodatil Sigue leyendo

Mis preguntas sobre las grasas: ¿Cuál es la función del colesterol? ¿Por qué el HDL se toma la tarea de sacarlo a pasear?

Aún no acabo con la serie. Antes de abogar incansablemente por la mantequilla y el aceite de coco y antes de vetar permanentemente al aceite de oliva de mi sartén, necesito aclarar todas estas dudas. Hoy busco respuesta a las preguntas del encabezado y comparto más hallazgos interesantes sobre el tema. ¡Empecemos!

El colesterol es esencial para la vida y nuestro correcto funcionamiento

Punto. Siempre vemos lo malo del colesterol pero ¿Te has preguntado alguna vez si sirve para algo? Pues sí, resulta que el colesterol tiene muchas funciones (no las coloco todas porque algunas sencillamente no las entendí y no me gusta repetir como loro sin saber de que estoy hablando):

  • Ayuda a construir y mantener la membrana en las células del cuerpo (esto es, su revestimiento externo) y a controlar la permeabilidad de estas membranas (esto es, que pasa directo a la célula y que no pasa).
  • Construye los ácidos biliares que se encargan de digerir la comida en los intestinos.
  • Permite que el cuerpo pueda fabricar vitamina D (cuando tomas sol 😉 ).
  • Es esencial para la producción de hormonas como el estrógeno (chicas) y la testosterona (chicos), aquellas liberadas por las glándulas adrenales: cortisol, corticosterona, aldosterona, y otras.
  • Es importante para la asimilación de vitaminas solubles en grasas, como las vitaminas A, D, E y K.

Técnicamente todas y cada una de las células de tu cuerpo pueden tomar colesterol (cuando viaja en la forma de “colesterol malo”) y usarlo según sus necesidades. El trabajo del “colesterol bueno” consiste en recoger lo que quede sin usarse del “colesterol malo” para que el hígado lo convierta en ácidos biliares para la digestión o haga nuevas unidades de “colesterol malo” que saldrán nueva vez a alimentar las células y ayudar con la síntesis de ciertas vitaminas, la elaboración de la vitamina D y de hormonas.

Algo especialmente interesante es que para una persona sana y “normal”, alrededor del 75% del colesterol en su sangre es producido por el mismo cuerpo (aproximadamente 1,000 mg para un hombre promedio) en el hígado principalmente y las células. O sea que el colesterol que ingieres en las comidas apenas aporta un 25% a la suma total en tu cuerpo y que incluso si comes una dieta de 0 colesterol, tu cuerpo se puede encargar de producir más o menos colesterol según sus necesidades. Incluso, según Wikipedia el mismo cuerpo tiene la habilidad de compensar la ingesta de colesterol adicional al reducir la síntesis o metabolización del mismo, por lo cual se supone que el “contenido de colesterol en la dieta no influye significativamente en los valores plasmáticos de colesterol, que se rigen por diferentes factores genéticos y nutricionales que influyen en la absorción o síntesis del colesterol .”, según esta publicación. Sigue leyendo