Receta: Chocodátil o Bombones de Chía y Almendra

Mientras trabajaba en la siguiente serie, una amiga me ha pedido nuevas recetas para postres sin azúcar. Parece que las manzanas fritas y el “helado” de banana chai ya no son suficientes 😛

Hace semanas encontré una lista de ingredientes para probar esta nueva receta, pero lamentablemente no indicaba proporciones.

Por suerte, a la primera conseguí una mezcla que me pareció muy buena de manera que aquí les comparto la receta. Ideal para antojos chocolatosos después del almuerzo o a media tarde.

Chocodatil Sigue leyendo

Receta: “Helado” Banana Chai

Helado de Banana Chai¡Hola glotones anónimos! Acá les traigo otra receta sensacional para postres caseros sin azúcar. Si de dulce se trata, lo cierto es que esta supera por mucho las manzanas fritas (aunque ambos son igualmente ricos).

Esta receta la encontré originalmente en Empowered Sustenance (les recomiendo que le echen el ojo para que vean lo rica que puede verse, porque mi foto realmente es patética 😦 ), pero cuando quise hacerla me di cuenta que me faltaban algunos de los ingredientes así que hice mi propia versión.

R. dice que no le llamaría helado sino “cremita” o algo así, pero yo la verdad que si le llamaría helado con todas las de la ley (aunque sin leche). En fin, no le doy más vueltas: Sigue leyendo

Lo que dice Harvard sobre las grasas

El siguiente post es una continuación de este otro post, y se basa en “La historia completa de las grasas” de Harvard, que a mi parecer es hasta el momento una fuente muy neutral y completa sobre el tema (si bien no responde todas las preguntas y algunos estudios posteriores sirven para agregar a la discusión).¡Espero que lo disfruten y aprendan algo nuevo!

"Mi dieta baja en grasa realmente funcionó: ha mantenido toda la grasa baja" (Fuente de la Imagen)

“Mi dieta baja en grasa realmente funcionó: ha mantenido toda la grasa baja” (Fuente de la Imagen)

Empezamos desmintiendo el mito de lo “bajo en grasa” que había mencionado en el post anterior. Resulta que con la confusión que hubo es su momento que movió a todo el cuerpo médico de todo un país a proclamar los beneficios de una dieta “baja en grasa”, la industria pasó a sustituir las grasas en los alimentos con sal agregada, azúcar y carbohidratos refinados, una terrible combinación que más adelante daría sus escalofriantes frutos: los casos de obesidad en EE.UU. se triplicaron y los casos de diabetes se han multiplicado por 11 (Y nosotros, países en vías de desarrollo, parecemos apresurarnos a seguir sus pasos con los estantes en el supermercado llenos de leche baja en grasa pero con azúcar, margarina con azúcar, Ice Tea con azúcar, etc., etc., etc.).

Lo que hoy se sabe es que lo que importa es la calidad de las grasas (y el total de calorías). Para Harvard, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas mantienen su estatus de “grasas buenas” y las grasas trans y saturadas siguen siendo las “malvadas” (y esto es lo que se discute en la blogosfera y sobre lo que quiero profundizar, que las grasas saturadas no deberían estar en el paquete de las malas, y mucho menos con esa descarada de grasa trans). Sin embargo, ellos mismos señalan que “para la mayoría de las personas, la mezcla de grasas en la dieta influencia el colesterol en la sangre más que el colesterol específico que contienen ciertas comidas.”

En fin, hoy se sabe que nunca hubo un fundamento fuerte para promover la cultura del “bajo en grasa” que reina en la actualidad (En 2006 el Journal of the American Medical Association publicó los resultados hechos con 46,000 mujeres en el que se veía que comer “bajo en grasa” no hizo a las mujeres del estudio menos propensas a enfermedades cardiovasculares ni más delgadas) y cada vez más estudios muestran que la grasa es de hecho MUY necesaria. Sigue leyendo

Receta: Manzanas Fritas para el desayuno o un antojo dulce…

¡Hola lectores anónimos! Estoy probando una nueva aplicación de recetas (la cual me hace muuuucha falta) y acabo de probarla con una de mis recetas favoritas del momento, que quise aprovechar para compartir con ustedes (aunque lamentablemente WordPress no me deja “embeberla” directamente acá 😦 ).

Me encanta porque es rica y balanceada. Dulce sin endulzante y súper fácil de hacer. Esto la hace ideal para desayunos (aptos para la dieta GAPS) y para postres sin azúcar 😉

En fin, después del post del azúcar me sentía en deuda con ustedes de ofrecerles alternativas de postres y cosas ricas sin azúcar, así que ya no le doy más vuelta y acá les comparto la receta:

Ingredientes*:

1 Manzana
½ cucharada de Mantequilla
Canela en polvo al gusto

* Estos ingredientes son para 1 porción. Si quieres más sencillamente multiplicalo por el número de porciones/personas que desees, pero cuidado con no exagerar con la mantequilla (1 cucharada me alcanza hasta para 3 o 4 manzanas, o sea que realmente puedes usar menos mantequilla de la que digo acá). 

Preparación:

  • Pela las manzanas y cortalas en “gajos” del mismo tamaño.
  • Espolvorealas con canela al gusto.
  • Calienta la mantequilla y frita las manzanas a fuego medio durante 15 minutos aproximadamente o hasta que se sientan suave.
  • Mueve con frecuencia la preparación para que no se vayan a quemar de un lado.

Y cómo dice R.: ¡SÍRVELO!

Como comerlo:

Si la preparo para el desayuno me gusta acompañarla con algo proteíco como huevos hervidos o queso fresco, y quizás algunas nueces. Y cuando la como en la tarde como postre, para mi una taza de café claro sin azúcar es más que suficiente.

Puedes comerlas calientes o frías (supuestamente aguantan hasta 3 días en la nevera, así que pueden preparar varias porciones y ahí tienen desayuno o merienda para varios días 😉 ), aunque personalmente las prefiero recién hechas.

¡Ahhh! Y pueden encontrarla también acá en la aplicación que les comentaba. A ver como nos va con esta 😉

¿Qué otras recetas ricas y balanceadas recomiendan?

El azúcar es malo (… y como combatirlo más allá de la Stevia)

Ya se los he dicho muchas veces ¿cierto? Bueno, para muchas personas oír que algo es malo no es suficiente. Y para muchas otras oír las razones de por qué algo es malo… tampoco es suficiente. En general tenemos la costumbre de justificar nuestros hábitos de alimentación con argumentos del tipo “tengo toda la vida haciéndolo y no he muerto” o “el cuerpo puede manejarlo”. Cierto es que nuestros cuerpos tienen una sorprendente habilidad de metabolizar todos los disparates que le metemos cada día y no caer hechos nada en el momento pero ¿por qué obviamos por completo el efecto de “largo plazo”? ¿Por qué esperar a enfermarnos cuando podríamos tener un enfoque más bien de prevención? (Y por cierto, que puedas estar toda tu vida con un mal hábito y no morirte, no significa que no se vaya a reflejar en la salud de tus hijos… si quieres saber de que hablo, investiga un poco sobre la epigenética).

"Trata tu propio cuerpo como tratarías el cuerpo de tu futura hija" Fuente de la imagen: Fighting Tinspoo

“Trata tu propio cuerpo como tratarías el cuerpo de tu futura hija” Fuente de la imagen: Fighting Tinspoo

Hoy estoy algo existencialista, así que trataré de controlar un poco mis ánimos e ir directo al grano: el azúcar es malo. No tienes que seguir leyéndome, simplemente abre Google y busca “azucar salud” o cualquier otro término parecido, y encontrarás decenas y decenas de artículos, noticias y toda clase de publicaciones (unas más amarillistas que otras) sobre distintos efectos nocivos del dulce veneno. ¡En serio! Hay hasta listas del tipo “127 razones para no comer azúcar”, “7 razones por que el azúcar es mala”, “14 razones para consumir menos azúcar”, o “143 razones por las cuales el azúcar arruina su salud”.

Sea cual sea el caso, lo cierto es que el azúcar cuando menos es un buen paquete de calorías vacías que no aportan absolutamente nada al organismo más que eso: calorías que se metabolizarán y se guardarán en forma de grasa en el cuerpo (¿Bajar de peso? ¿Alguien?). En todo caso hay que tener en cuenta que cada cosa que ingieres, exige un trabajo de tu cuerpo para metabolizarlo, lo cual implica el uso de enzimas o la producción de hormonas… o sea, para metabolizar basura (y con esto no me refiero solamente al azúcar), usas los nutrientes y energía de tu cuerpo que por seguro tendrían mejor utilidad en otras cosas como rendir mejor en tu trabajo o estudios…

En el caso extremo el azúcar se nos presenta literalmente como un veneno (Si cuentas con hora y media libre y quieres ver más en este orden de ideas y entiendes inglés, puedes ver la conferencia “Sugar: the bitter truth”) en Youtube. Si profundizas un poco sobre el tema encontrarás que demasiada azúcar afecta la memoria y el aprendizaje (Fuente), contribuye al desarrollo de tumores y cáncer (Fuente); propicia el desarrollo de diabetes; afecta la función del sistema inmune; afecta la fertilidad; daña la estructura de colágeno de la piel favoreciendo la aparición de arrugas; favorece la hipertensión y afecciones cardiacas; afecta las funciones del páncreas y del hígado; propicia la obesidad; genera resistencia a la insulina en el feto; genera cierta dependencia (algunos dicen que el azúcar es tan adictiva como la cocaína); favorece la preclamsia en las mujeres embarazadas… Sigue leyendo

Depilación en azúcar: una alternativa natural, sana y ecológica para deshacerte del molesto vello corporal

Durante años he tratado de encontrar una solución satisfactoria para uno de los problemas que más me molestan de mi cuerpo: el vello corporal. Sí, ya sé que en algunas zonas es incluso un ‘protector’ contra infecciones (aunque otros dicen exactamente lo contrario :-S ) pero admitámoslo: un poco menos hace más bien que daño. En fin, por mucho tiempo mi alternativa número uno fue la cera por ser el método de mayor efectividad que conocía, pero…. ¿Qué hay de malo con ella? Entre las tantas cosas que encontré y en muchos casos, experimenté:

  • Puede causar irritación en la piel (aunque muchas cosas lo hacen 😦 )
  • Puede causar hiperpigmentación en la piel… o sea, que te ennegrece, te mancha y penosamente… mis axilas son testimonio de esto (y ni el desodorante blanqueador de Nivea, ni una especia de peeling que me hicieron en un salón –dizque blanqueamiento axilar- han logrado mejorar mucho… espero que el tradicional limón de mejores resultados 😉 ) Sigue leyendo