Limpieza Facial en Miel

Ver a un par de nuevas personitas por acá me ha motivado a sacar SÍ O SÍ el momento que desde hace semanas estoy persiguiendo para una breve actualización del blog (estoy pensando seriamente que debo acostumbrarme a posts más cortos para poder aparecerme por acá con mayor frecuencia :-$ ).

También he visto que un buen par de personas andan explorando el método de limpieza facial en aceites que publiqué hace unos meses, así que creo que esta alternativa puede serles igualmente útil.

La limpieza en aceites, ya les había dicho que es muy buena, ya sea como tratamiento semanal o como un hábito diario (aunque la mayoría de las personas  encuentran que no es necesario usarla todos los días para disfrutar de sus beneficios).

En todo caso, creo que puede ser particularmente incómoda de usar diario si no cuentas con agua caliente en tu baño (como yo :’-( ), así que por pura y física flojera me vi obligada a experimentar con otras alternativas…. Sigue leyendo

Anuncios

Hay algo mejor que el jabón del súper…

Y no es el jabón de catálogos 😛

Desde el año pasado estoy deseando probar hacer jabón casero pero una cosa me detenía: la lejía que es peligrosa de manipular y en la ciudad que vivo, también es difícil de conseguir.

Sin embargo una amiga me compartió ayer este video en Youtube de cómo hacer jabón artesanal y me ha dado algunas ideas interesantes. La receta es súper fácil y básicamente consiste en disolver glicerina y mezclarla con aceite de rosa mosqueta, miel y perfume (hay otros ingredientes pero intuyo que estos son los esenciales). Pueden verlo en detalle haciendo clic en la imagen 😉

Cómo hacer un jabón en casa

Como les dije, un buen par de ideas me vinieron a la mente con el video del jabón casero más fácil de la historiaSigue leyendo

Limpieza facial en aceites

:-O ¿Sorprendidxs? Si no lo sabían ya, les cuento que ponerse jabón en la cara pasó de moda.

Cuando recién empecé leyendo sobre estos temas, estaba empeñada en conseguir productos de belleza y cuidado personal que fueran más sanos y que no tuvieran compuestos irritantes, alérgenos, disruptores hormonales ó cancerígenos… ó simplemente ingredientes cuestionable de cuya seguridad solo se sabe que no han matado a nadie.

Dada a la tarea de encontrar esos cosméticos que me permitieran cuidar mi piel de manera natural, sufrí una gran frustración: las alternativas eran absurdamente costosas (tres, cuatro ó diez veces el precio de un cosmético promedio) y las que eran medianamente asequibles, igual contenían por lo menos un ingrediente “cuestionable” (o sea: si iba a estar pagando 3 veces más por un producto, ¡lo menos que esperaba era que fuera 100% NATURAL! Y les aseguro que el hecho de que la etiqueta lo diga, no quiere decir NADA).

Para hacer la situación más frustrante (y por suerte para ahorrarme dinero), pronto descubrí que muchas de las marcas “artesanales”, “100% natural”, etc., NO LISTABAN TODOS SUS INGREDIENTES EN LA ETIQUETA. De hecho llegué a ver un caso en una feria local en que la etiqueta apenas listaba unos tres ingredientes, y cuando pregunté por los ingredientes no listados en la etiqueta, ¡eran mucho más de 3! Y todos en mi lista de “ingredientes no deseados”, entre ellos el parabeno.

En fin… esto me empujó a buscar alternativas de belleza “hechas en casa” y empecé por lo más básico: lavarme la cara.

Sigue leyendo

Pagando una deuda pendiente: la caspa, la seborrea y alternativas caseras de tratamientos

Después de tan profunda investigación sobre los ingredientes en el shampoo y de una descabellada propuesta de lavarnos el cabello con bicarbonato tan solo por nuestra salud y el medio ambiente (¡Uff! ¡Qué banalidades!), admito que dejé el tema un poco descuidado. Pero todo es culpa de los hijuemadres de Coursera que han puesto todo su esfuerzo en distraerme en otras investigaciones que tenía pendiente: fármacos y vacunas.

Volviendo al tema anterior, estuve leyendo un buen poco sobre la caspa en general, un mal mucho más común de lo que hubiese pensado (ya lo sabes: esa nievecilla blanca tuya no es nada exclusiva 😛 ). Con este post veremos el mecanismo detrás de la tragedia, desvelaremos algunos mitos y veremos tratamientos alternativos contra la caspa y la seborrea si estás en la onda de consumir (y desechar) más responsable y ecológicamente 😉 Sigue leyendo

Champú no-poo a base de bicarbonato y otras sorpresas…

ACTUALIZACIÓN: En todo este tiempo tenía pendiente contarles mi experiencia con el champú a base de bicarbonato. Fué mala. Por un rato me negué a aceptarla porque, con tantas personas hablando maravillas sobre el método y con un cabello TAN COMPLICADO como el que tengo, justificaba el método diciéndome “eso es mi cabello”. El punto es que hace unos días me encuentro con este post en inglés en el que una chica nos comenta como destruyó su cabello después de usar el bicarbonato por 2 años. Está súper interesante la publicación, con un análisis sobre el ph del cuero cabelludo y el del bicarbonato y por qué, de hecho, es muy mala combinación. ¿Natural? Quizás. ¿Bueno para el cabello? No (a pesar de que al inicio todxs sentimos que sí lo es). Ó por lo menos no para todo el mundo.  No cambio nada del post original, se los dejo acá abajo, pero ya están advertidxs: mi breve experiencia con el cabello dice que no es bueno (aparte que por más agua que me echara el bajito a vinagre nunca desapareció). La larga experiencia de otras personas dice que es terrible. Háganlo bajo su propio riesgo.


 

— inicia el post original–

Ha llegado el (¿tan esperado?) post sobre el shampoo. Después de ver que el Head & Shoulders y en general muchos de los shampoos que encontramos tradicionalmente en el supermercado ó cualquier Beauty Supply tienen ingredientes que causan efectos desde cuestionables daños a órganos internos, sistema inmune y aparato reproductivo, hasta neurotixicidad, irritaciones y alergias… pues viene la siguiente pregunta ¿Cuáles son las alternativas?

Sigue leyendo

Depilación en azúcar: una alternativa natural, sana y ecológica para deshacerte del molesto vello corporal

Durante años he tratado de encontrar una solución satisfactoria para uno de los problemas que más me molestan de mi cuerpo: el vello corporal. Sí, ya sé que en algunas zonas es incluso un ‘protector’ contra infecciones (aunque otros dicen exactamente lo contrario :-S ) pero admitámoslo: un poco menos hace más bien que daño. En fin, por mucho tiempo mi alternativa número uno fue la cera por ser el método de mayor efectividad que conocía, pero…. ¿Qué hay de malo con ella? Entre las tantas cosas que encontré y en muchos casos, experimenté:

  • Puede causar irritación en la piel (aunque muchas cosas lo hacen 😦 )
  • Puede causar hiperpigmentación en la piel… o sea, que te ennegrece, te mancha y penosamente… mis axilas son testimonio de esto (y ni el desodorante blanqueador de Nivea, ni una especia de peeling que me hicieron en un salón –dizque blanqueamiento axilar- han logrado mejorar mucho… espero que el tradicional limón de mejores resultados 😉 ) Sigue leyendo