Toallas femeninas de tela, ecológica o como ahora les dicen los críticos “toallas socialistas”

No tenía planeado escribir nada sobre esto en un rato (y mucho menos antes de haber publicado lo último que tengo sobre las grasas y un post importante que tengo pendiente). Pero hoy he visto mucho movimiento (negativo) respecto al tema (como este video en Youtube).

Toallas de tela

Para variar no me voy a enfocar en la salud, aunque bastante se dice por ahí sobre los químicos no mencionados de las toallas desechables y la verdad no me sorprende pensar que pueden ser muy malos para la salud vaginal de la mujer. Algo simple de deducir: la vagina necesita “respirar” (por eso te dicen que compres pantis de algodón) y las toallas desechables, al tener una base de plástico limitan esto, creando así un ambiente más idóneo para infecciones vaginales. Además, muchas mujeres (incluyéndome) experimentan irritación con el uso de estas toallas.

Pero no me quiero enfocar en eso… Aparte de interesarme la salud personal, me interesa la salud del planeta y creo que mi salud como individuo va ligada a la salud general del planeta en que vivo (la calidad de su aire, sus aguas, su suelo… ¿Demasiado hippie 😛 ?). Si tomamos en cuenta un cálculo simple, que cada mujer usará en promedio un mínimo de 5,000 toallas desechables a lo largo de su vida (muchas fuentes dicen que 10,000), quiere decir que solo entre mis hermanas, tías y primas cercanas, estaríamos contribuyendo con más de 70,000 toallas desechables hechas en parte con plástico y que consecuentemente se tomaran mucho tiempo antes de degradarse… ¿Cómo crees que se vea eso en un basurero o a la orilla de un río?

Y luego está el tema del consumismo… Una de las ideas de los movimientos feministas de que me he ido apropiando, es la manera en que como consumidores (en este caso particular como consumidoras) contribuimos con un sistema económico con el que no estamos contentos. No es que se me ocurra uno mejor que el que tenemos ahora, pero estoy convencida que el mundo sería un poquito mejor si todos consumiéramos menos y viviéramos más (menos toallas sanitarias, menos comida –para los que comen más de lo que su cuerpo necesita-, menos celulares del año, menos, menos, menos…), y esto me parece un área muy sencilla en la cual implementar la “ecología”.

Pero para ser concretos y dejar las filosofías y creencias a un lado…

¿Por qué hay tantas mujeres hoy día usando y promoviendo las toallas de tela? Sigue leyendo

Anuncios