Receta: Cacerola de Berenjenas (y curiosidades sobre las berenjenas y los tomates)

Esta fue la receta que en un post anterior llamé cazuela de berenjenas, que luego quise llamar pastelón de berenjenas y que al final acabé llamando así: “cacerola de berenjenas”. La verdad no sé si ya existe tal cual (seguro que sí) pero por lo que a mí respecta, esta me la inventé yo 😀 nada más que no tenía nombre que ponerle.

Se trata de una receta muy económica (siendo el queso lo más costoso), muy sencilla, sana y muy deliciosa. Es rica en compuestos no nutritivos pero que realizan funciones muy importantes en el organismo; pero además es rica enminerales y vitaminas.

El verdadero aporte calórico, proteíco y graso de la receta estará en el queso. Fuera de esto, se trata de un plato MUY BAJO EN CARBOHIDRATOS, lo cuál es ideal si quieres bajar de peso. Pero si estás felíz con tu peso tal cuál, puedes acompañarlo con algún otro alimento rico en cabohidratos y una ensalada de lechuga.

Te doy las porciones que parecen funcionarme bien y te cuento más ó menos como es el proceso. La idea es que tú le hagas los ajustes necesarios para adaptarla a tu gusto (claro, que eso NO implica sacar la berenjena, la cebolla y el ajo cambiándolos por atún 😛 ).

Tus ingredientes (Para 2 ó 3 personas):

Sigue leyendo

Anuncios

Un menú (semi)vegetariano a la Colombiana

A petición del público (bueno, realmente a petición de Maicol pero seguramente de beneficio para muchos otros) he decidido crear este menú casi vegetariano para una semana.

La idea con el menú es proponer un programa para una semana bajo en carnes (colesterol) y alto en nutrientes.

Fuente de la imagen: Pinterest

Sin embargo les advierto que no soy nutricionista. Esta propuesta la baso en lo que he aprendido leyendo muchos blogs y libros sobre alimentación, además de varias reuniones personales que he tenido con una nutricionista. Pero mis escasos conocimientos en leyes me hacen intuir a advertirles que yo NO estoy autorizada para dar asesoría en temas de salud y esas cosas 😉 . Sigue leyendo

Un tour rápido por las vacunas ‘bacteriales’

Sería más bien ‘bacterianas‘, pero me gusta como suena ‘bacteriales’ y ya que es mi blog… jeje, es broma 😛 (aunque realmente es mi blog 😛 jaja)

Bueno, los inicios de estas vacunas también son algo absurdos desde mi punto de vista. Básicamente en un punto notaron que las bacterias se podían cultivar en caldos y luego, a esos caldos agregarle agentes para inactivar las bacterias… y (ahora viene la parte absurda) de una empezaron a comercializar el caldito de bacterias asesinadas 🙂

Balto, el perro líder de una expedición médica contra la difteria en Alaska en 1925H.K. Mulford Company (actualmente MECK) empezó con el negocio que tenía una propuesta bastante, interesante: las ‘bacterinas’ eran fáciles de hacer, fáciles de administrar (vía oral) y económicas. El único detalle era que…. No funcionaban :-/ (are you fucking kidding me?).

Dos chicos llamados Roux and Yersin vieron que las bacterias secretan proteínas que de hecho son capaces de provocar la muerte. Pero también vieron que niveles muy bajos de esas proteínas tóxicas podían crear antitoxinas y a partir de aquí nació la idea de estas vacunas. La idea era tomar la toxina, purificarla, inactivarla y luego inyectarla en el cuerpo para que el sistema inmune haga lo suyo.

Así hicieron las vacunas contra la difteria y el tétanos.

Vacuna contra la tosferina

Esta vacuna se merece todo un capítulo aparte porque ha sido la protagonistas de años y años de controversia, así como la causa (ó una de ellas) del movimiento ‘anti-vacunas’ de la actualidad. Sigue leyendo